Astrid Klisans en una de sus publicaciones más recientes de (c) Instagram

Showbiz

Al igual que ya hiciera en los meses inmediatamente anteriores al nacimiento de su primogénito Markuss, la esposa del cantante Carlos Baute, la diseñadora y arquitecta Astrid Klisans, ha vuelto a recurrir a su blog personal para documentar fielmente el proceso de gestación que, en este caso, culminará con la llegada al mundo de su hija Liene.

Y teniendo en cuenta que quedan pocos meses para que salga de cuentas y afronte su segunda aventura en la maternidad, resulta comprensible que la guapa venezolana haya querido curarse en salud y celebrar ya la correspondiente 'baby shower' ahora que disfruta de un embarazo relativamente apacible: una fiesta que tuvo lugar este mismo fin de semana y en la que se vio rodeada de algunas de sus mejores amigas."Es cierto que acá en España la tradición de la 'baby shower' no es muy común.

Publicidad

Aún así, viniendo de Latinoamérica y habiendo vivido muchos años en Estados Unidos, he crecido con esta tradición que sin duda no quería dejar pasar. Al fin de cuentas, ¡no se tienen hijos todos los días! Ni siquiera todos los años, entonces ¿por qué no celebrarlo de manera especial?", ha argumentado Astrid en su espacio de la revista ¡Hola!, donde suele reflexionar y opinar abiertamente sobre todos los aspectos ligados de una forma u otra al llamado 'milagro de la vida'.

Además de compartir un sinfín de imágenes sobre el citado encuentro de este fin de semana, en el que ella y todas sus acompañantes disfrutaron de una amplia selección de dulces e incluso de una 'masterclass' de maquillaje -todo organizado por su 'event planner' de confianza, Moira Reyes-, Astrid ha querido revelar a sus lectores por qué insistió tanto en conocer de antemano el sexo del que será su segundo bebé, persuadiendo incluso a su testarudo marido de que, a diferencia de lo que ocurrió con Markuss, en esta ocasión debían saberlo tan pronto como fuera posible."Tenía clarísimo que debía convencer a Carlos para averiguar el sexo del bebé antes de esta celebración.

De lo contrario, me esperaba otra baby shower amarillo-turquesa y en tonos neutros. Pero finalmente triunfé y pude cumplir mi sueño de una decoración con colores pasteles y rosas. La verdad es que soy cursi a morir, así que esta era la ocasión perfecta para desquitarme", ha explicado sin ningún pudor la angelical bloguera.

Publicidad