EEUU Famosos -  7 de septiembre 2018 - 09:28hs

Los hijos de Cate Blanchett quieren que haga películas más comerciales

La actriz Cate Blanchett lleva décadas cautivando por igual al gran público, a la crítica y a los mejores directores del mundo con su incuestionable calidad interpretativa y su capacidad para moverse con maestría entre los variados géneros cinematográficos que tienen cabida en la industria de Hollywood, pero eso no significa que sus tres hijos mayores -Dashiell (16), Roman (14) e Ignatius (10)- sean especialmente benevolentes con ella a la hora de evaluar su brillante trayectoria y darle consejos sobre cómo debería encauzarla de cara al futuro.

"Mis hijos ven y no ven mis películas. Quiero decir, uno de mis hijos me dijo hace unos años: 'Mamá, ¿cuándo vas a hacer un verdadero blockbuster [filme concebido para romper la taquilla]? Y claro, yo le contesté: '¡¡Estuve en El Señor de los Anillos!!'. Luego me recordó que solo había salido unos treinta segundos, lo cual no es verdad, y me dijo que eso no contaba", ha bromeado la artista, quien hace unos meses estrenó 'Ocean's Eight' -la versión femenina del clásico de acción 'Ocean's Eleven'- a su paso por el programa de Jonathan Ross.

La artista australiana, madre también de la pequeña Edith (3), quizá se olvidó de mencionar a su retoño que también había participado -haciendo nada menos que de la villana principal- en la cuarta entrega de la saga Indiana Jones, aquella que llevaba por título 'La calavera de cristal' y que, desgraciadamente, no gozó de una entusiasta recepción por parte de los fans tras su estreno en el año 2008.

En cualquier caso, la estrella de cine comprende perfectamente que los hijos -por regla general y sobre todo los adolescentes- siempre se sientan algo "avergonzados" de sus padres y que no valoren demasiado aquellos logros que tuvieron lugar antes de que estos tuvieran la edad suficiente para recordarlos.

"Para mis hijos soy todo lo contrario a un padre o una madre 'guay'. Es muy complicado ganar puntos con ellos, siempre se van a sentir algo avergonzados de mí, pero creo que eso es algo que le ocurre a la inmensa mayoría de los padres", ha añadido la reputada actriz con un punto de resignación.