EEUU Famosos -  2 de abril 2019 - 09:01hs

Khloé Kardashian se olvida para siempre de los jugadores de baloncesto

El historial amoroso de Khloé Kardashian, y para ser justos también el de al menos dos de sus cuatro hermanas, está repleto de romances con distintas estrellas del baloncesto que han acabado de manera más o menos cordial. S

u fallido matrimonio con Lamar Odom, que llegó a su fin debido a las infidelidades continuas del deportista, ocupaba hasta hace unos meses el primer puesto en la lista de sus relaciones sentimentales más desastrosas, hasta que unos días antes de que ella diera a luz se filtraron una serie de vídeos en los que su pareja Tristan Thompson, el padre de su única hija, aparecía besando a distintas mujeres y regresando con ellas a su hotel a altas horas de la madrugada.

Pese a esa traición, la estrella televisiva decidió darle una segunda oportunidad tras el nacimiento de su pequeña True, pero unos nuevos rumores que implicaban en esa ocasión a una amiga cercana de la familia, Jordyn Woods, a quien el jugador de los Cleveland Cavaliers habría intentado besar tras una noche de fiesta, acabaron siendo la gota que colmó el vaso y precipitaron su mediática ruptura.

En vista de las experiencias que ha vivido hasta la fecha, Khloé se ha comenzado a plantear si debería permanecer alejada de las canchas para evitar la tentación, como ha confesado a su paso por el late-night de Jimmy Kimmel cuando el presentador le preguntó si había llegado el momento de olvidarse de las estrellas de la NBA como potenciales compañeros sentimentales.

"Me gusta lo que me gusta, qué puedo decir", ha reconocido con sentido del humor la celebridad, añadiendo que le encanta el baloncesto -verlo, no jugarlo- y toda la fanfarria que lo rodea. "Pero estoy de acuerdo, debería haber escuchado a MJ, mi abuela, y probablemente debería empezar a salir con contables o algo así".