La cantante Pink

Showbiz

Cualquier celebridad que se haya abierto en algún momento de su carrera un perfil en cualquier tipo de red social sabe de sobra que incluso la fotografía o vídeo en apariencia más inofensivo puede acabar dando pie a una polémica inesperada.

La cantante Pink, por ejemplo, cuenta con una amplia experiencia en esas lides: la reacción a sus publicaciones ha sido en muchas ocasiones una retahíla de críticas o insultos por permitir, por ejemplo, que sus retoños se suban a una motocicleta con su padre el expiloto profesional de motocross Carey Hart o que la ayuden a preparar la cena y, más recientemente, por dejarles que corretearan a su antojo por el memorial en recuerdo a las víctimas del Holocausto en Berlín.

Publicidad

Ahora la artista ha decidido seguir el ejemplo de otras compañeras de profesión como Taylor Swift y ha tomado la decisión de desactivar la sección de comentarios de su Instagram para alejarse de toda esa negatividad.

"Solo un recordatorio amistoso a todos los que lo necesitan: en este perfil ya no se podrán dejar más comentarios. ¡Jajajajajaja! Parece que vais a tener que ir a desahogaros a otro lado. Buena suerte a todos. Y a todos los demás, os quiero para siempre", ha explicado en su perfil junto a una imagen en la que su marido aparece disfrutando de un vaso de vino.

Publicidad