Kristen Stewart y Rupert Sanders en una foto de archivo

Showbiz

Antes de que se produjera la ruptura definitiva de Kristen Stewart y Robert Pattinson en 2013, ambos se vieron envueltos en uno de los escándalos más sonados de Hollywood cuando se publicaron unas fotografías de la actriz besándose con el director Rupert Sanders, a cuyas órdenes acababa de trabajar en 'Blancanieves y la leyenda del cazador'.

Aunque su relación sentimental había atravesado varios altibajos, la versión oficial era que la joven pareja de intérpretes -que se había conocido rodando las películas de 'Crepúsculo'- seguía junta y la salida a la luz de la infidelidad de ella con un hombre que además estaba casado dio pie a una de las "etapas más difíciles" de su vida durante la que se enfrentó a un acoso sin precedentes.

Publicidad

Ahora, en una de sus entrevistas más "cándidas" hasta la fecha, como ella misma la ha definido, la protagonista de la nueva versión de 'Los Ángeles de Charlie' ha desvelado que nunca llegó a acostarse con el cineasta y, pese a que no iría tan lejos como para definir su romance como 'algo inocente', sí insiste en que nunca llegó a enamorarse de Sanders.

"A ver, ¿quién me hubiese creído si lo hubiera dicho en aquel momento? Ni siquiera resultaba importante. Parecía... lo que parecía. Si te besas con alguien en público, da la impresión de que también lo habéis hecho [mantener relaciones sexuales]", ha reconocido en la conversación que ha mantenido con Howard Stern para explicar por qué decidió no decir nada al respecto.

La espinita que se le quedó clavada a Kristen cuando las aguas por fin se calmaron y el mundo fijó su atención en otros asuntos fue no haber podido rodar 'El cazador y la reina del hielo': la secuela de 'Blancanieves' que finalmente se llevó a cabo sin su colaboración o la de Sanders.

"¡Deberían haberme mantenido en la película! Habría sido lo mejor... No quiero sonar como una im**cil, pero... La única razón de que no me quisieran era que había pasado por un escándalo muy mediático, y les daba miedo agitar ese avispero de nuevo", ha afirmado para arremeter contra los ejecutivos del estudio en cuestión que ignoraron la buena labor que ella había realizado anteriormente de una "forma es**pida, tonta y frívola".

"Ni siquiera era para tanto, no sé si me explico. ¡El trabajo era más importante que lo que había pasado! Creo que habríamos podido hacer una segunda parte muy buena, de una manera práctica y sana", ha concluido.

Publicidad