Janet Jackson y Justin Timberlake en la Super Bowl de 2004

Showbiz

Ni la espectacular actuación de Lady Gaga que arrancó descolgándose del techo del estadio ni la llamada al boicot contra la NFL que Maroon 5 ignoró por completo el año pasado para amenizar el intermedio de la Super Bowl han dado tanto que hablar como el "Nipplegate" que protagonizaron en 2004 Justin Timberlake y Janet Jackson.

El pecho de la cantante, que quedó al descubierto cuando su compañero de escenario le arrancó parte del sujetador para revelar durante apenas un segundo y ante millones de espectadores su pezón cubierto por un piercing de grandes dimensiones, provocó un escándalo de proporciones bíblicas cuyos detalles nunca llegaron a ser aclarados. De los dos implicados, ella fue sin duda quien más sufrió las consecuencias de la indignación generalizada que desató su número musical 'indecente'.

Publicidad

Ahora que el cantante y actor ha sentado precedente disculpándose con su esposa Jessica Biel por el "error imperdonable" que cometió durante una noche de fiesta, cuando fue fotografiado intercambiando gestos de cariño con una compañera de reparto, la veterana intérprete Bette Midler ha decidido intervenir en un asunto que -en realidad- no la incumbe para opinar que ha llegado el momento de que Justin haga lo mismo con Janet.

"#JustinTimberlake ha pedido perdón públicamente a su esposa por darle la mano a otra actriz después de beber más de la cuenta, pero afirma que no sucedió nada más. ¿A quién le importa? Le dio la mano a otra mujer, ¡qué put* problema! ¿Cuándo va a recibir una disculpa el pecho de Janet? #JusticiaParaJanet", ha tuiteado la veterana intérprete.

Parece que Bette no comparte la opinión de que todo el incidente estaba orquestado y acordado de antemano entre los dos artistas, y tampoco se ha enterado que Justin hizo las paces con Janet hace tiempo.

Publicidad