Daniel Radcliffe no soporta que le pidan "selfies" en el gimnasio

Showbiz

Por regla general, el actor Daniel Radcliffe no tiene inconveniente alguno a la hora de posar sonriente para cualquier foto que le pidan sus admiradores si se topan con él en medio de la vida pública o, por otro lado, cuando se encuentra con ellos en la alfombra roja de cualquier evento promocional.

De hecho, el que fuera protagonista de la saga "Harry Potter" ha asegurado en su última entrevista que disfruta mucho de sus interacciones fortuitas con sus seguidores, aunque también ha dejado claro que todo tiene sus límites y que hay un entorno concreto en el que preferiría no ser retratado para la posteridad.

Publicidad

"Creo que los actores solemos quejarnos demasiado sobre estas cosas, a veces se nos olvida lo afortunados que somos del trabajo que realizamos y del efecto que tenemos en la gente. A mí me encanta hablar con los fans, sobre todo con aquellos que te dicen que has marcado su infancia", ha asegurado el artista de 30 años en el programa de televisión Studio 10 para, justo a continuación, matizar ligeramente sus declaraciones al tiempo que hacía referencia a sus niveles de sudoración.

"Tampoco te voy a mentir y decir que cada vez que me piden un selfie me apetece hacerlo. No siempre estoy de buen humor o quiero que me interrumpan. La mayor parte de las veces no me importa, de verdad, solo me irrita mucho cuando me ocurre en el gimnasio. Es que sudo demasiado cuando estoy haciendo ejercicio", ha asegurado con franqueza en la misma entrevista.

Publicidad