Kim y Kourtney Kardashian

SHOWBIZ

El estreno este jueves de la décimo octava temporada del reality 'Keeping Up With the Kardashians' ha desvelado por fin los motivos por los que Kourtney y Kim llegaron a las manos hace unos meses, cuando se grabó ese episodio, en una pelea de una magnitud que no se veía desde que la última de las dos atacó a Khloé con un bolso allá por 2008.

La discusión comenzó por un comentario de Kim acerca de la falta de ética profesional de sus hermanas, refiriéndose a Kourtney y a Kylie Jenner. La joven empresaria acababa de cancelar su participación en un evento de Balmain, en el que estaba previsto que se ocupara del maquillaje de las modelos y cerrara el desfile, debido a una infección de garganta por la que acabó siendo hospitalizada.

Publicidad

Su 'momanager' Kris Jenner recurrió entonces a Kim y le ofreció 400.000 dólares en efectivo a cambio de que se subiera esa misma noche a un jet privado y volara hasta París para sustituir a su hermana pequeña. Ella, sin embargo, rechazó la oferta y fue entonces cuando aseguró en presencia de Kourtney, Khloé y Kendall que estaba harta de cargar con responsabilidades que no le correspondían.

"Podría estar en mi lecho de muerte, y aun así yo me presentaría a trabajar. Y mamá lo sabe. Está acostumbrada a que Khloé y yo sigamos adelante aunque nos estemos muriendo", afirmó para enfado de las aludidas.

En el caso de Kendall, Kim acabó admitiendo que los problemas de ansiedad de la joven modelo le obligaban en ocasiones a cancelar algunos de sus compromisos por motivos de fuerza mayor, pero se negó a ceder en lo que se refería a su otra hermana.

"Te comportas como si yo no hiciera una mi**da", le reprochó Kourtney, claramente furiosa. "Te has montado esa historia en tu cabeza... y te voy a matar si vuelves a decir algo parecido. Me dejo el cu** trabajando y, aunque no quisiera trabajar y decidiera quedarme en casa con mis hijos, también estaría en mi derecho de hacerlo, im**cil".

A partir de ahí la tensión fue en aumento hasta que llegaron a las manos. En un principio únicamente forcejearon y se dieron un par de patadas mientras realizaban amenazas que parecía que Kendall no sabía si tomarse en serio o en broma, en vista de que estaba tratando a todas luces de contener la risa ante las cámaras, pero la situación empeoró rápidamente.

"Cállate la boca, o hazlo de una vez", le retó Kourtney después de que Kim le jurara que la "destruiría" si volvía a clavarle las uñas. En ese momento la esposa de Kanye West se le abalanzó encima y consiguió darle varias bofetadas antes de que Khloé las separara y pidiera un poco de calma.

Publicidad