Ona Carbonell, posando sonriente en las costas de Menorca (c) Instagram

SHOWBIZ

Ha pasado un mes escaso desde que la nadadora Ona Carbonell y su pareja, Pablo Ibáñez, se estrenaran como padres con el nacimiento del adorable Kai: todo un acontecimiento que, por otro lado, obligó a la laureada atleta olímpica a recluirse una vez más en su domicilio tanto por la amenaza que sigue presentando el coronavirus como por sus recién adquiridas responsabilidades como madre.

Ahora, y como se desprende de las últimas imágenes que ha compartido en su cuenta de Instagram, la deportista barcelonesa se encuentra no muy lejos de su ciudad natal pero en un entorno muy apacible que, sin duda, nada tiene que envidiar a los paisajes urbanos. Y es que Ona disfruta ya de las aguas del Mediterráneo y ha dejado patente que está encantada de volver a su medio natural.

Publicidad

"Justo hoy termina mi cuarentena y puedo volver a disfrutar de una de las cosas que más echaba de menos después dar a luz: el mar, la ingravidez... Y qué mejor sitio que en las aguas de mi querida Menorca", ha anunciado la medallista olímpica en su espacio personal, en el que también ha publicado una imagen que la retrata deslumbrante en bañador y posando como toda una profesional junto a las rocas más cercanas a la costa.

La que fuera concursante del programa culinario 'Master Chef' ha hecho las delicias de sus miles de seguidores de la plataforma y, en especial, de algunas de sus amigas más conocidas, como la actriz Paz Vega, su excompañera de la natación sincronizada Gemma Mengual y la modelo Judit Mascó.

A principios de este mes de septiembre, Ona Carbonell echaba mano de la esfera virtual para celebrar abiertamente el primer mes que había pasado desde el nacimiento de su retoño, así como para reflexionar con candidez sobre lo mucho que le ha cambiado la vida desde entonces y la forma en que ahora valora todos esos momentos tan especiales que brinda la familia. "La familia siempre ha sido un pilar para mí, pero qué bonito es poder vivirla ahora desde la perspectiva de madre. Aún estoy acostumbrándome al mundo de la lactancia, difícil pero también maravilloso", se sinceraba.

Publicidad