EEUU Famosos -  17 de febrero 2021 - 09:21hs

Ashley Judd comparte las imágenes de la misión de rescate que le salvó la vida

La actriz ha querido agradecer públicamente la labor de todas las personas que participaron en el proceso de 55 horas para llevarla desde la selva, donde había sufrido una caída que le rompió la pierna por cuatro sitios, hasta la ayuda médica más cercana

Hace unos días Ashley Judd desveló a través de Instagram que estuvo a punto de perder la pierna tras sufrir una caída y rompérsela por cuatro sitios durante una excursión para observar a los bonobos en su hábitat natural en la República Democrática del Congo. Ahora la actriz ha querido desvelar a través de esa misma plataforma los nombres de las personas que participaron en la ardua labor de rescate para llevarla a un lugar seguro, que parece sacada de una película de Hollywood.

"Sin mis hermanos y hermanas congoleños, lo más probable es que la hemorragia interna me hubiese matado, y habría perdido la pierna", ha desvelado Ashley en su cuenta, donde también ha mostrado varias fotos del proceso.

A lo largo de cinco horas, ella esperó tumbada en el suelo de la selva a que llegara alguien acompañada por su amigo Dieumerci, que se encargó de inmovilizar su pierna colocándola contra la suya. Cuando por fin les localizaron y apareció la ayuda, fue necesario que otro hombre llamado Papa Jean le recolocara los huesos en dos ocasiones antes de poder moverla.

"Cómo logró hacerlo, de forma tan metódica, mientras yo me comportaba como un animal, es algo que nunca comprenderé", ha confesado la intérprete.

Seis personas, a quienes ella solo puede definir como héroes, cargaron con la camilla improvisada que le habían construido durante tres horas a lo largo de una ruta irregular, cruzando puentes y andando por el agua mientras intentaban que ella se moviera lo menos posible, pero la parte más difícil fue completar el último tramo del camino.

Solo sus amigos Didier y Maradona se ofrecieron voluntarios para llevarla en moto hasta un lugar donde pudiera recibir atención médica: el primero conducía y el segundo se encargaba de sostener su pierna.

"Didier iba delante. Yo iba sentada al revés, su espalda era mi respaldo. Cuando empezaba a desplomarme, a desmayarme, él me avisaba para que volviera a cambiar de postura y me apoyara en él. Maradona iba en la parte trasera de la moto, cara a cara conmigo. Él sujetaba mi pierna rota por debajo del talón y yo sujetaba la parte superior destrozada con mis manos", ha recordado sobre ese viaje de seis horas.

Afortunadamente, la historia tuvo un final feliz y Ashley ha podido vivir para contarla.

En esta nota: