MUNDIAL Fútbol - 

Argentina y Messi van por la Copa y la gloria contra Alemania

RÍO DE JANEIRO, 12 julio 2014 (AFP) - Argentina y Lionel Messi buscarán la gloria el domingo ante la temible Alemania en la final del Mundial Brasil-2014 en el estadio Maracaná, una oportunidad de oro para que la Albiceleste logre el tricampeonato y su estrella entre en el olimpo del fútbol.

Unos 100.000 argentinos estarán en Rio de Janeiro para acompañar al equipo de Alejandro Sabella en este clásico que tiene a Alemania como favorita, tras su paliza 7-1 a Brasil en semifinales, pero en que el todo es posible con Messi y la garra mostrada por la selección que viene de eliminar a Holanda por penales.

Se trata de tercera final de un Mundial entre Argentina y Alemania --algo inédito en la historia--, con una victoria para cada una hasta el momento, 3-2 en México-1986 para la Albiceleste y 1-0 en Italia-1990 para los germanos.

Mientras Argentina buscará el tricampeonato tras sus conquistas en casa en 1978 y en México, Alemania intentará levantar su cuarta copa, luego de los títulos en Suiza-1954, como locales en 1974 y en 1990.

"Vamos a jugar el partido más importante de nuestras carreras", sentenció el volante Javier Mascherano, de 30 años y 104 partidos internacionales con la camiseta argentina, advirtiendo que su equipo "respeta" a Alemania pero no le teme.

Para Messi y otros ocho jugadores argentinos, una consagración el domingo tendrá además un sabor a revancha ya que los germanos eliminaron a la Albiceleste en cuartos de final de los dos últimos mundiales, con un humillante 4-0 en Sudáfrica-2010 y por penales en Alemania-2006.

El partido, que comenzará a las 16H00 locales (19H00 GMT) y será dirigido por el árbitro italiano Nicola Rizzoli, marcará el cierre de un Mundial que Brasil ha organizado de manera perfecta a pesar de los temores iniciales por protestas sociales y su fracaso deportivo.

Autor de cuatro goles en los primeros tres partidos de Brasil-2014, Messi arrancó con todo pero no volvió a marcar en la fase eliminatoria y Argentina lo necesita más que nunca si quiere levantar la copa en el mítico Maracaná.

A los 27 años, un Mundial es lo único que falta en su impresionante palmarés y una actuación estelar el domingo lo colocaría en el olimpo de los más grandes del fútbol junto a su compatriota Diego Maradona, el brasileño Pelé, el holandés Johan Cruyff y el hispano-argentino Alfredo di Stéfano, fallecido el pasado lunes.

Además, le abriría las puertas a un quinto Balón de Oro FIFA al mejor jugador del mundo, tras los cuatro ganados de manera consecutiva entre 2009 y 2012.

Pero no será tarea sencilla para 'La Pulga', ya que probablemente no contará con su lugarteniente Ángel Di María, lesionado ante Bélgica y que lucha contrarreloj para tratar de ser de la partida, y además su equipo no ha mostrado un buen juego, lo que muchas veces lo ha dejado aislado en el ataque con Gonzalo Higuaín.

Di María, pieza fundamental del andamiaje ofensivo de Sabella, fue reemplazado frente a los Diablos Rojos y Holanda por Enzo Pérez, un mediocampista con menos vértigo que volvería a ocupar su plaza ante Alemania si no hay sorpresas.

Muy criticada antes del Mundial por su fragilidad, la última zaga de Argentina, incluyendo al arquero Sergio Romero, ha sorprendido con una gran solidez, aunque ahora le espera un desafío de otro calibre: frenar al equipo más ofensivo y goleador del certamen, Alemania, con 17 tantos.

A diferencia de Holanda, cuya ofensiva se centraba en Arjen Robben y Robin van Persie, o Bélgica, liderada por Eden Hazard, la 'Mannschaft' tiene un abanico de jugadores que llegan al gol, entre ellos Thomas Müller (cinco tantos) y el veterano Miroslav Klose (2), pero también Andre Schürrle (tres), Toni Kroos (2) y el defensa Mats Hummels (2).

Sabella enfrentará la ola alemana en principio con su defensa de cuatro (Pablo Zabaleta, Martín Demichelis, Ezequiel Garay y Marcos Rojo), ayudada por Lucas Biglia y Javier Mascherano en el centro del mediocampo y Pérez y Ezequiel Lavezzi en las bandas.

La idea es quitarle espacios y frenar el diabólico ritmo teutón, una estrategia que funcionó contra Bélgica y Holanda y que requiere un inmenso esfuerzo físico.

En ese sentido, Argentina llega a la final en desventaja, con un día menos de descanso que su rival y una prórroga de más.

Desde el banco alemán, en tanto, prima la confianza y su goleador Müller prometió que darán todo por conseguir el título.

"Vamos a dejar todas nuestras fuerzas en la batalla, lo daremos todo, con nuestras cualidades, mentales, técnicas y de combate", dijo el atacante del Bayern Múnich, que está a un gol del máximo artillero de Brasil-2014, el colombiano James Rodríguez.

Casi 26.000 agentes de las fuerzas del orden brasileñas trabajarán en Rio de Janeiro para la final, en el dispositivo más grande de la historia de la ciudad.

Alineaciones probables:

ARGENTINA: Sergio Romero - Pablo Zabaleta, Martín Demichelis, Ezequiel Garay, Marcos Rojo - Enzo Pérez o Ángel di María, Lucas Biglia, Javier Mascherano, Ezequiel Lavezzi - Lionel Messi (cap), Gonzalo Higuaín. DT: Alejandro Sabella.

ALEMANIA: Manuel Neuer - Philipp Lahm (cap), Jerome Boateng o Per Mertesacker, Mats Hummels, Benedikt Höwedes - Sami Khedira, Bastian Schweinsteiger, Toni Kroos - Thomas Müller, Miroslav Klose, Mesut Özil. DT: Joachim Löw.

Árbitro: Nicola Rizzoli (ITA)

mar/lmm.