AFP

Astrid Soto soñaba con ser actriz, pero en 1998 un camión se cruzó con su camino y acabó con su vida. El lugar de su trágico accidente se ha convertido en un santuario en el que sus creyentes le agradecen los milagros realizados con peluches.