AFP

Su piel parece cartón y las manos están agujereadas. Un cuerpo momificado del siglo XVI hallado en Ecuador contendría la clave para trazar la historia de una dolorosa enfermedad que se extendió de América a Europa.