La fotógrafa Annie Leibovitz viajó a Milán, Madrid, Londres y Brooklyn, para fotografiar a algunos de los futbolistas más "calientes" que jugarán en el Mundial de Sudáfrica 2010.