Un grupo de estudiantes de secundaria en una escuela de Kansas, junto con sus profesores y un grupo de ingenieros técnicos del centro de Bridgestone Americans de Ohio han construido un carro eléctrico que podría establecer un record mundial de eficiencia.