Un antiguo estudiante de una pequeña universidad cristiana de Oakland (California) abrió fuego en el centro educativo y mató a siete personas e hirió a otras tres, informaron las autoridades.