La reforma del sistema de derechos humanos de la OEA, que incomoda a Ecuador, Venezuela y sus aliados, acaparó la inauguración de la 42 asamblea general del organismo, relegando a segundo plano el hambre de 53 millones de latinoamericanos y caribeños, anunciado como tema central del foro.