Tres meses y medio después de la matanza de Newtown, el estado de Connecticut, escenario de la tragedia, aprobó este jueves el endurecimiento de sus leyes sobre las armas de fuego, convirtiéndolas en las más estrictas de Estados Unidos.