La policía turca disparó gases lacrimógenos y utilizó cañones de agua para dispersar este domingo a manifestantes en Ankara, en el tercer día de manifestaciones contra el gobierno del primer ministro Recep Tayyip Erdogan.