UCRANIA Internacionales -  7 de marzo 2014 - 14:16hs

Estados Unidos envía un destructor en el mar Negro para ejercicios

Un destructor lanzamisiles, el "USS Truxtun", se dirige hacia el mar Negro, anunció el jueves la Marina de Estados Unidos, que precisó que este despliegue había sido decidido antes del inicio de la crisis en Ucrania.

La nave partió de la base griega de Souda Bay la mañana del jueves "para ejercicios conjuntos en el mar Negro con fuerzas navales rumanas y búlgaras", indicó la VI flota estadounidense en un comunicado, que calificó las operaciones de "rutinarias".

"Las operaciones de 'Truxtun' en el mar Negro estaban previstas mucho antes de su salida de Estados Unidos", aseguró la Marina de Estados Unidos.

Sin embargo, a pesar de que la nave salió de Estados Unidos antes del comienzo de la crisis en Ucrania y la intervención de las fuerzas rusas en Crimea, la presencia de un destructor lanzamisiles estadounidense a pocos kilómetros de la península de Crimea, en el sur de Ucrania, no deja de ser un mensaje para Moscú.

Solo un buque militar estadounidense, la fragata "USS Taylor", se encuentra en el mar Negro, en el puerto turco de Samsun, tras haber encallado a mediados de febrero y su comandante destituido.

El "Truxtun", que cuenta con una tripulación de cerca de 300 miembros, es uno de los destructores lanzamisiles estadounidenses más nuevos. Está equipado con varias decenas de misiles Tomahawks, misiles antiaéreos y de combate antisubmarinos.

El Pentágono suspendió el lunes la cooperación militar con Moscú tras la intervención rusa en Crimea el 28 de febrero.

El miércoles el secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, anunció además medidas de apoyo a sus aliados de la OTAN de Europa del Este, preocupados por el comportamiento de Rusia.

Esas medidas incluyen un aumento de los entrenamientos aéreos conjuntos con Polonia y la participación estadounidense en la protección del espacio aéreo de los países bálticos. Así, diez cazas F-15, en lugar de los cuatro anteriores, protegerán el espacio aéreo de Lituania, Letonia y Estonia.

FUENTE: AFP