EEUU Internacionales -  26 de marzo 2014 - 17:26hs

Expertos: reglamentos de NSA vulneran intimidad

Expertos en seguridad cibernética cuestionan si el presidente Barack Obama está en lo cierto cuando dice que las agencias de inteligencia de Estados Unidos no están espiando "a la gente común y corriente".

Una promesa especialmente dudosa, dicen expertos consultados, especialmente en caso de quienes se comunican cotidianamente con ciudadanos estadounidenses u otras personas que viven en el extranjero.

"Está muy claro que existen enormes vacíos legales", dijo Jonathan Mayer, experto en seguridad cibernética, becario del Center for International Security and Cooperation de la Universidad de Stanford, que aplicó técnicas de ingeniería para saber cómo la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por sus siglas en inglés) recolecta la información y si en casos extremos, lo que hace es legalmente permisible. "Sus reglas, sumadas a su capacidad, violan las protecciones clásicas que prevé nuestro ordenamiento jurídico".

La NSA y la CIA tienen la tarea de reunir información de inteligencia fuera de Estados Unidos. Sus reglas dicen que para recolectar esta información deben tener una "sospecha razonable y fundada" sobre las personas a quienes se dirige, y que están obligados a examinar todos los datos que recogen y eliminar cualquier información que se haya interceptado de un estadounidense que sea inocente de cualquier delito, esté en su país o en el extranjero.

Esta semana, el gobierno de Obama propuso al Congreso reformar al programa de vigilancia electrónica para que se dijera expresamente que las empresas de telefonía puedan conservar los registros de llamadas de sus usuarios, tal como lo hacen ahora.

Pero siguen existiendo varias ambigüedades importantes que permiten que estos datos sean recopilados, almacenados y analizados, de acuerdo con una serie de revelaciones realizadas por el ex contratista de la CIA Edward Snowden, el ex soldado Chelsea Manning (antes conocido como Bradley Manning), quien fuera fuente de Wikileaks, y el propio gobierno federal.

Estas ambigüedades incluyen:

- El que los analistas de inteligencia tengan que estar "un 51% seguros" de que un estadounidense está fuera del país con base en su número telefónico, el lugar donde se encuentra el ITP del servicio de internet que usa, su dirección de correo electrónico, antes de que sea objeto de espionaje.

- A la NSA se le permite almacenar comunicaciones de las personas que están encriptadas, estén en Estados Unidos o en el extranjero, al menos hasta que los analistas pueden descifrar si dichas comunicaciones se encuentran relacionadas con la seguridad nacional de ese país. Ahora que se usa masivamente el servicio de correo electrónico de Gmail o Facebook, cuyas comunicaciones están encriptados, se podría recopilar y espiar una gran cantidad de estas plataformas.

- Las comunicaciones en el país con personas en el exterior se pueden interceptar sin orden de un juez si el punto de recepción se encuentra fuera de Estados Unidos.

El 18 de marzo, el diario Washington Post, utilizando documentos recibidos de Snowden, informó que la NSA está registrando y alnacenando todas las llamadas telefónicas de un país extranjero y escuchando las conversaciones hasta un mes después. El Post dijo que, por pedido de funcionarios estadounidenses, no publicó detalles que permitieran identificar ese país.