SIRIO Internacionales -  19 de abril 2014 - 11:52hs

Varios periodistas extranjeros siguen secuestrados en Siria

Varios periodistas extranjeros siguen secuestrados en Siria, "país más peligroso del mundo para la prensa", según el Comité para la protección de los periodistas, cuando cuatro de sus compañeros franceses acaban de ser liberados después de 10 meses de cautiverio.

Trece grandes medios de comunicación internacionales, incluidos el New York Times, la BBC y las agencias de prensa Reuters, AP y AFP, estimaban en diciembre de 2013 que más de 30 periodistas eran rehenes en Siria.

Resulta difícil estimar una cifra exacta de corresponsales internacionales en cautiverio, en la medida en que algunos familiares y algunos gobiernos han pedido a los medios que no revelen la desaparición de sus periodistas, cuando la situación en el terreno sigue siendo caótica.

Entre los secuestrados, se encuentra el estadounidense James Foley, periodista de experiencia que ha realizado varios reportajes para la AFP. Según los testigos, fue capturado por hombres armados en el noroeste del país el 22 de noviembre de 2012.

Otro estadounidense, Austin Tice, antiguo marine en Afganistán y en Irak, llegó en mayo de 2012 a Siria. Entró desde Turquía sin visado, una práctica frecuente entre los periodistas que cubren el conflicto. Después de haber viajado con los rebeldes, llegó a Damasco en agosto, donde se le perdió el rastro.

Varios periodistas han sido liberados en los últimos meses. En septiembre de 2013, el italiano Domenico Quirico (y el profesor belga Pierre Piccinin) recobraron la libertad tras cinco meses de detención. Los dos hombre entraron el 6 de abril en el país con el acuerdo del Ejército Sirio Libre (ESL). Según Quirico, fueron vendido por el ESL a combatientes islámicos vinculados con Al Qaida.

Dos periodistas españoles secuestrados en septiembre de 2013 por un grupo armado vinculado a Al Qaida, Javier Espinosa y Ricardo García Vilanova -quien colaboró en la cobertura del conflicto para la AFP- fueron liberados el 29 de marzo.

Un periodista del diario catalán El Periódico, Marc Marginedas, secuestrado en Siria el 4 de septiembre, fue liberado el 2 de marzo. Otro periodista danés basado en Beirut, Jeppe Nybroe, secuestrado se dirigía hacia la frontera siria, fue liberado después de casi un mes de detención.

Otros profesionales del sector han tenido uno destino más tráficos. En los últimos días, un periodista, un cámara y un técnico de Al Manar, la televisión de Hezbolá, murieron en el norte de Damasco. En marzo, un fotógrafo canadiense murió en Alepo (norte).

El pasado 5 de febrero, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, participó en el despleguie, en la fachada del Parlamento europeo en Estrasburgo, de banderolas dedicadas a los periodistas europeos secuestrados en Siria. Según Reporteros Sin Fronteras, hay que "salir de la lógica de la reivindicación de los secuestradores respecto a un solo Estado".

Desde marzo de 2011, el conflicto en Siria ha dejado más de 150.000 muertos, un tercio de ellos civiles, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

En esta nota: