WASHINGTON Internacionales -  29 de octubre 2014 - 22:04hs

Demócratas tratan de salvar a titulares en peligro

Los demócratas, desesperados, se están a apresurando a tratar de salvar a representantes titulares incluso en estados donde el presidente Barack Obama ganó por márgenes superiores al 10%, en medio de nuevas señales de impulso republicano a menos de una semana de las elecciones legislativas del 4 de noviembre.

Los antiguamente territorios de apoyo como Nueva York, California, Hawái (el estado donde nació Obama) e Illinois —su estado de adopción— son ahora grandes retos para los demócratas, que están decididos a limitar sus pérdidas el martes próximo. Los dos partidos concuerdan en que los republicanos mantendrán la mayoría en la Cámara de Representantes. La interrogante es si los republicanos pueden ganar escaños suficientes para igualar su cota máxima posterior a la Segunda Guerra Mundial: 246.

En este momento el desglose es 233 a 199 a favor de los republicanos, con tres escaños vacíos.

"Esto es una guerra de trincheras", dijo en una entrevista el representante Steve Israel, demócrata por Nueva York y presidente de Comité Demócrata de Campañas al Congreso.

En una señal de las preocupaciones demócratas, el vicepresidente Joe Biden se dirigía el miércoles a Massachusetts para participar en un mitin con Seth Moulton, quien trata de mantener su escaño contra el republicano Richard Tisei. Entonces Biden planeaba viajar el sábado a California para hacer campaña por un escaño abierto de un distrito del este de Los Angeles que los demócratas no están tan seguros de conseguir.

"Ha pasado mucho tiempo desde que un republicano fue elegido al Congreso por Massachusetts: la mayoría de los republicanos no saben escribir Massachusetts", bromeó el representante Greg Walden, de Oregon, presidente del Comité Nacional Republicano, quien dijo que el partido está gastando 78% de sus fondos independientes en distritos que Obama ganó.

Por su parte, funcionarios nacionales demócratas están coordinando con campañas locales en Nevada, Hawai y California con la esperanza de no perder escaños.

En un ejemplo, el comité demócrata compró anuncios políticos en la radio por valor de 99.000 dólares para la representante Lois Capps, que lleva ocho períodos en el cargo y que enfrenta una dura carrera con el reto de Chris Mitchum, hijo del fallecido actor de cine Robert Mitchum, en Santa Bárbara. El candidato republicano tiene relativamente poco dinero a la mano para su campaña —96.108 dólares— pero la carrera se considera cerrada.

El comité también reservó 360.000 dólares en anuncios para el representante Steven Horsford, que cumple su primer período en Las Vegas, después que el grupo Crossroads GPS, financiado por Karl Rove, compró anuncios por valor de 935.000 dólares.

En los últimos días de la campaña el comité demócrata ha invertido 1,1 millones en un esfuerzo por proteger a seis titulares en Georgia, Illinois, Minnesota, Virginia Occidental y California.

En momentos que Obama es persona non grata para muchos demócratas, el ex presidente Bill Clinton hacía campaña en California el miércoles.

"Es un entorno duro, y se está poniendo más difícil", dijo Israel. "Es el peor entorno para los demócratas desde 2010, pero no será igual que 2010. Sabíamos que esto iba a suceder y nos preparamos".

Los demócratas perdieron 63 escaños en la Cámara en 2010.

El partido de cualquier presidente por lo general pierde escaños en las elecciones legislativas de su último período. Pero esta vez la situación ha empeorado para los demócratas —y mejorado para los republicanos— porque la poca popularidad de Obama ha arrastrado a su partido, los grupos republicanos han gastado libremente y algunos independientes se han pasado al lado republicano.

"Es un referendo sobre el presidente y sus políticas", dijo Walden, presidente del Comité Nacional Republicano, en una entrevista. "Nosotros pasamos por eso en 2006 y sabemos lo feo que puede ser".

Cuando George W. Bush era presidente, los republicanos perdieron 30 escaños en la Cámara y seis en el Senado en 2006.

Se considera que 23 titulares demócratas están en peligro, en comparación con sólo cuatro republicanos. Una mayoría republicana más grande en la Cámara significaría que el presidente de ese foro, John Boehner, de Ohio, podría capear mejor muchas situaciones y lograr que se aprobaran más leyes.