EEUU Internacionales -  23 de agosto 2015 - 11:27hs

Red "clandestina" ayuda a refugiados iraquíes en San Diego

Una organización sin fines de lucro en el sur de California opera una "red clandestina" para ayudar a los católicos caldeos que huyen de la violencia en Irak, anunció su fundador.

Mark Arabo, un iraquí-estadounidense de primera generación, fundó la Fundación Humanitaria para Minoría disgustado con la incapacidad de Washington para lidiar con la crisis causada por el grupo extremista Estado Islámico, reportó el sábado The San Diego Union-Tribune (http://bit.ly/1hRZj99).

Unos 60.000 caldeos viven en el suburbio El Cajón, de San Diego, que es su mayor concentración en Estados Unidos después de Detroit. Aunque han hallado refugio aquí, los familiares y amigos que han dejado en Irak enfrentan lo que Arabo califica de "genocidio cristiano".

El presidente Barack Obama "ha fallado completamente en esta cuestión", afirmó. "Nuestro Congreso se hace de la vista gorda".

Arabo, de 32 años, dijo al periódico que el grupo opera una "red clandestina" que transporta refugiados iraquíes a San Diego. Agregó que el grupo busca ayudar a otras minorías religiosas perseguidas.

El periódico dijo que 27 caldeos están retenidos por las oficinas en San Diego del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés). Hasta ahora, se ha ordenado la deportación de 15 y cinco enfrentan cargos penales por ingresar en el país con declaraciones falsas. Varios han recibido asilo en otros países. Otros usan nombres falsos, lo que suscita preocupación en momentos en que los terroristas amenazan atacar en territorio estadounidense.

"Es una preocupación muy grande para la agencia", explicó Lauren Mack, una portavoz de la agencia de inmigración. "Estamos haciendo lo posible para asegurar que tengamos la identidad verdadera de todos los que entran en el país con cualquier tipo de visa".

Fadi Hirmiz, un caldeo católico de 38 años, dijo al periódico que pudo salir a tiempo. Cuando en el verano pasado, los extremistas de Estado Islámico arrasaron comunidades cerca de su pueblo en el norte de Irak, se alarmó. "Estado Islámico se acercaba cada vez más a nuestro pueblo", dijo por medio de un intérprete. "Temía por mi familia, por nuestros hijos. El primo de mi esposa es amigo de Mark Arabo. Así fue como conseguimos ayuda".

En esta nota: