ROSEBURG Internacionales -  10 de octubre 2015 - 17:22hs

Obama visita a familiares de víctimas de tiroteo en Oregon

El presidente Barack Obama se reunió el viernes con familias de las víctimas del ataque a tiros en un colegio comunitario en Oregon y sostuvo que se requieren medidas que impidan ese tipo de tragedias, al tiempo que afrontó protestas contra leyes más estrictas sobre armas de fuego.

Sin embargo, el mandatario declaró que, ante lo reciente de estos acontecimientos acaecidos hace una semana, "hoy lo importante son estas familias".

"Tengo opiniones muy fuertes sobre el tema", declaró Obama, y agregó que los hechos de este tipo siempre le recuerdan que cualquiera puede ser la víctima.

La semana pasada, un individuo armado mató a tiros a ocho estudiantes y un maestro antes de que se suicidara en el Colegio Comunitario Umpqua. El viernes, la prensa informó sobre tiroteos que dejaron víctimas fatales en universidades de Arizona y Texas.

"Vamos a tener que unirnos como país para ver cómo podemos impedir que sucedan estos problemas" tan seguido, declaró Obama a la prensa al término de su reunión privada de aproximadamente una hora de duración con los parientes dolientes de quienes fueron asesinados o heridos en el colegio.

"Sin embargo, hoy lo importante son estas familias, su dolor y el amor que sentimos por ellas". La Casa Blanca no precisó el número de personas con las que se reunió el mandatario.

Tras la masacre en Roseburg, Oregon, un Obama visiblemente enojado declaró en la Casa Blanca que los pensamientos y oraciones son insuficientes ante ese tipo de tragedias y que es necesario cambiar las leyes que regulan las armas en el país. Señaló que el tema es uno que "deberíamos politizar".

Sin embargo, el mensaje de Obama no cayó bien en Roseburg, donde es popular la posesión de armas de fuego, y algunos residentes comenzaron a movilizarse contra la visita del mandatario apenas la anunció la Casa Blanca.

Centenares de partidarios y detractores de Obama se reunieron cerca del aeropuerto local al que el presidente llegó en helicóptero. Algunas pancartas daban la bienvenida al presidente mientras que en otras se defendía el derecho a la posesión de armas.

Obama dijo que las familias querían que él supiera cuánto agradecen el vasto apoyo que han recibido de diversas partes del país.

El condado Douglas, fuertemente conservador, está lleno de personas que poseen armas de fuego, las cuales utilizan para cacería, tiro al blanco y defensa propia. Una opinión común en el área es que las masacres como la de la semana pasada se evitan con más personas armadas, no con menos de ellas.

"Como el colegio no permitía guardias armados, no había nadie ahí que pudiera frenar a ese hombre", dijo Craig Schlesinger, pastor de la iglesia Garden Valley.

En referencia a posibles protestas de inconformes, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo que nadie debía temer a la visita de Obama.

"Lo cierto es que el presidente dejó bien claro que el objetivo de su visita es reunirse con las familias de quienes fueron afectados profundamente por esta tragedia", señaló Earnest.

Algunos de los momentos más conmovedores de la presidencia de Obama han sido en su papel de consolador en jefe.

Hace apenas unos meses, el presidente encabezó el duelo después de que nueve creyentes negros fueran asesinados a tiros dentro de una histórica iglesia de personas de esa raza en Charleston, South Carolina, donde cantó "Amazing Grace" durante un funeral.

En 2012, leyó los nombres de los 20 estudiantes de primaria asesinados en una escuela en Newtown, Connecticut, y preguntó cómo la nación podía decir honestamente que hacía lo suficiente para mantener a salvo a su infancia.

Obama tenía planeado de antemano su gira por la costa occidental principalmente para asistir el fin de semana a actos de recaudación de fondos en Seattle y California cuando un individuo armado de 26 años abrió fuego dentro del colegio comunitario la semana pasada. La Casa Blanca ajustó el itinerario del presidente para incluir una escala en Roseburg.