NACIONES UNIDAS Internacionales -  13 de octubre 2015 - 12:54hs

Consejo Seguridad ONU refuerza el papel de la mujer en solución de conflictos

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy una resolución para aumentar el papel de la mujer en la prevención y la resolución de conflictos y para ampliar su presencia en las operaciones de paz y otras estructuras de las Naciones Unidas.

La resolución, número 2242, preparada por España y el Reino Unido y respaldada por 68 países, fue aprobada por unanimidad durante una sesión especial del Consejo presidida por el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El texto, que llega quince años después de la primera resolución sobre Mujeres, Paz y Seguridad, destaca el papel clave que la mujer tiene a la hora de poner fin a las guerras y, especialmente, para garantizar una paz duradera.

En ese sentido, lamenta la frecuente ausencia o la poca representación de las mujeres en este tipo de procesos y anima a todos los países a tomar medidas para remediar esa situación.

En el caso de la propia ONU, el texto también defiende la necesidad de incorporar a más mujeres al mantenimiento de la paz, tanto en los puestos de mayor responsabilidad, como en la base.

Así, el Consejo reclama una nueva estrategia con el fin de doblar durante los próximos cinco años el número de mujeres que trabajan en los contingentes policiales y militares de las misiones de paz de la organización.

Según ONU Mujeres, actualmente solo el 3 % de los "cascos azules" desplegados por las Naciones Unidas son mujeres.

Además, el Consejo anunció en la resolución su intención de poner en marcha un grupo interno de expertos sobre Mujeres, Paz y Seguridad para prestar más atención a este asunto

El documento reconoce además el impacto diferenciado que tiene en los derechos de las mujeres y niñas el terrorismo y el extremismo violento.

En concreto, subraya los efectos en su "salud, educación y participación en la vida pública" y recuerda que a menudo las mujeres son objetivo directo de los grupos terroristas.

El Consejo también expresa su "profunda preocupación" por el hecho de que la violencia sexual y de género formen parte de los "objetivos estratégicos y de la ideología de ciertos grupos terroristas", que utilizan esos crímenes como "táctica".

Además, también llama la atención sobre las repetidas denuncias de abusos sexuales perpetrados por "cascos azules" y otras fuerzas internacionales y reclama medidas para frenar ese fenómeno y garantizar que los responsables respondan ante la Justicia.