Soldados austriacos tratan de controlar a los inmigrantes que esperan para cruzar la frontera con Eslovenia cerca de Spielfeld. Foto/EFE

AP

Algunos migrantes se trenzaron a golpes y forcejearon con policías en un cruce fronterizo serbio y un hombre fue apuñalado en un choque similar en la frontera eslovena el jueves. Mientras tanto arreciaron las presiones por la marejada humana que busca refugio en la Unión Europea.

La policía de Eslovenia dijo que el ataque tuvo lugar cerca de Rigonci ese mismo día y que la víctima recibió tratamiento médico.

Publicidad

Los enfrentamientos en el pueblo de Berkasovo en la frontera serbia concluyeron después de varios minutos. Pero el hecho reflejó las frustraciones de decenas de miles de personas que encaran largas demoras y otras penurias a medida que avanzan por los Balcanes hacia el norte en busca de mejores vidas en países prósperos del bloque europeo.

El temor a que la presión acumulada pudiera convertirse en violencia llevó a la policía austriaca a abrir barreras el jueves en un abarrotado centro de reunión de migrantes. Pero cualquier alivio parecía ser temporal ante el avance de otros miles de personas en su camino en busca de un lugar a salvo de la guerra y las penurias.

Publicidad

La apertura temporal de barreras se produjo un día después de que miles de migrantes se abrieron paso a través de los obstáculos en el mismo centro en el paso fronterizo de Spielfeld, junto a Eslovenia. En esta ocasión, la policía dijo haber retirado las barreras para aliviar una presión que podría haber llevado a la violencia entre los que esperaban transporte hasta otros refugios.

Después de apretujones, empujones o accidentes, varias personas recibieron atención médica, incluso un niño de unos 8 años a quien le vendaron una pierna y un niño más pequeño que recibió oxígeno. Por lo menos dos adultos fueron trasladados en camillas.

Un oficial de policía exhortó a los migrantes a sentarse y aguardar los autobuses y les advirtió que "si ustedes causan problemas, nosotros también los causaremos".

Algunas personas siguieron las instrucciones de la policía y se reagruparon fuera de las barreras el jueves, según las autoridades, pero algunos siguieron andando hacia el norte desde el paso de Spielfeld.

Miles de migrantes más esperaban en el lado esloveno de la frontera a que se les franquee la entrada en Austria, ya fuera para solicitar asilo allí o para continuar su viaje hacia otros países prósperos de la UE más al norte.

La llamada ruta de los Balcanes ha cambiado, ya que los migrantes acuden ahora a Croacia en lugar de Hungría, que levantó una cerca en su frontera con Serbia. Desde Croacia pasan a Eslovenia, que ha tenido problemas para gestionar la creciente cantidad de personas que llegan.

En el pueblo serbio de Berkasovo, cerca de un paso fronterizo con Croacia, grupos de migrantes se agrupaban en torno a hogueras para defenderse del frío. Niklas Stoerup Agerup, responsable de protección del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR), dijo que el jueves que en las últimas semanas ha aumentado el número de familias migrantes que llegan a Croacia con niños menores de 5 años.

"Hemos tenido un flujo constante de personas que llegan, y también un flujo constante de personas que logran cruzar la frontera", señaló.

Fadl Abdul, un palestino de Líbano, estaba entre los que se calentaban junto a una hoguera. Los niños son especialmente vulnerables a las penurias que sufren los migrantes, señaló.

"Podemos sentarnos aquí un día, dos días, sin comida, agua, de acuerdo, no hay problema", dijo el hombre, de 43 años. "Pero, ¿qué hay de los niños? Necesitan leche, necesitan cambiarse de ropa, todo".

Entre la medianoche del miércoles y última hora de la mañana del jueves entraron en Croacia 1.277 personas, indicó el portavoz del ministerio del interior Domagoj Dzigulovic. Más al norte, las autoridades de Eslovenia contabilizaron la entrada de 12.616 migrantes el miércoles.

Eslovenia ha dicho que no puede gestionar más de 2.500 llegadas al día, y ha acusado a Croacia de dejar pasar a demasiadas personas.

En Madrid, el Partido Popular Europeo pidió medidas rápidas durante un congreso de la formación.

"Debe respetarse el derecho a buscar asilo de los que necesitan protección, al tiempo que deben instalarse medidas rápidas y efectivas de regreso y readmisión para los que no cumplan los requisitos", indicó el grupo en una "resolución de emergencia" aprobada en el congreso.

Publicidad

Publicidad