MOSCU Internacionales -  26 de enero 2016 - 09:04hs

Rusia insta a incluir a curdos en conversaciones sobre Siria

Rusia se posicionó el martes muy en contra de la petición turca de que se mantenga a un destacado grupo curdo fuera de las conversaciones de paz sobre Siria y espera que el enviado de Naciones Unidas resista el "chantaje" de Ankara y otros, reflejando las profundas diferencias que siguen existiendo antes del inicio del diálogo.

El ministro ruso de Exteriores, Sergey Lavrov, rechazó las acusaciones de que Moscú había ofrecido asilo político al presidente sirio, Bashar Assad, tras su dimisión.

En concreto, rechazó las informaciones publicadas la semana pasada que apuntaban que el jefe de inteligencia del ejército ruso había viajado a Damasco para intentar convencer a Assad para que abandone el poder. El canciller argumentó que no hay motivo para un viaje de ese tipo ya que Assad visitó Moscú en octubre y mantuvo amplias conversaciones con el presidente ruso, Vladimir Putin.

"Nadie ha pedido ni ofrecido ningún asilo político", explicó agregando que Assad había prometido a Putin sentarse en conversaciones de paz con la oposición, incluidos grupos armados, e involucrar a la oposición "patriótica" con el ejército sirio en la lucha contra el grupo extremista Estado Islámico.

El grupo curdo, el Partido Unión Democrática (PYD, por sus siglas en inglés), juega un importante papel en la lucha contra la milicia radical y es una pieza esencial de un acuerdo político en Siria, enfatizó Lavrov.

Turquía considera que el PYD y su milicia YPG son ramas del Partido de los Trabajadores del Curdistán, un grupo curdo de resistencia contra el que lucha desde hace años y al que considera un grupo terrorista.

Lavrov advirtió que sería un "grave error" no invitar al PYD. "Cómo pueden hablar sobre reformas políticas en Siria si ignoran a un importante partido curdo", dijo agregando que los curdos suponen el 15% de la población del país.

El conflicto sirio, que comenzó hace casi cinco años con protestas contra el gobierno de Assad, se convirtió en una guerra total en la que han muerto más de 250.000 personas y que ha desplazado a millones.

La declaración de Lavrov en una rueda de prensa refleja la complejidad de las posturas antes de las conversaciones de paz que se espera comiencen el viernes. El enviado especial de Naciones Unidas Staffan de Mistura enviará las invitaciones en medio de intensas presiones de países como Rusia y Turquía sobre quién debe asistir.

Rusia, un aliado clave de Assad, ha pedido que se incluya a representantes curdos, y tanto Estados Unidos como otros países han apoyado a los curdos en la lucha contra el grupo EI. Las relaciones entre Moscú y Ankara están congeladas desde que un caza turco derribó a uno ruso en la frontera con Siria el pasado noviembre.

Lavrov se mostró también en contra de la propuesta de Arabia Saudí de invitar solo a los grupos de la oposición que se reunieron en el país el mes pasado, apuntando que el proceso de paz sirio debería incluir también otros representantes de la oposición, como los que se reunieron el año pasado en Moscú para dialogar.

El canciller "valora muchísimo" su cooperación con el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, para preparar el terreno para las conversaciones.