Madrid Internacionales - 

Director de la Fundación Nobel: aún es pronto para saber qué va a hacer Trump

El director ejecutivo de la Fundación Nobel, Lars Heikensten, recordó hoy que el cambio climático está sustentado por datos científicos y, aunque lamentó la "dañina campaña" que Donald Trump ha hecho en este y otros campos, consideró que aún es pronto y hay esperar a que ocupe la Casa Blanca.

Así lo señaló Heikensten en un encuentro con periodistas organizado por la Fundación Ramón Areces y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, en el que además opinó que el cambio climático es un área donde "hay que hacer cosas y rápido".

A su juicio, al igual que en la época de Alfred Nobel, creador de la Fundación Nobel, se están viviendo tiempos "difíciles e interesantes", en los que se ve cómo resurge el nacionalismo o la xenofobia, además de los populismos, como en el caso de Trump.

Esto dificulta que se acepte entre los ciudadanos las ideas científicas, por lo que "tenemos una responsabilidad: todo el mundo debe levantarse y cooperar para hacer frente a esto", resumió.

Heikensten, quien en su vista a España ha buscado fomentar la colaboración y el intercambio con la Fundación Ramón Areces, recordó que los Nobel nacieron para estimular a los científicos.

En este sentido, apuntó que estos premios se suelen usar como indicador del estado de la ciencia de un país, pero "no cuentan toda la historia", ya que además se necesita inversión en I+D+i.

Pero no solo, continuó el director de la Fundación Nobel, al ser preguntado por el caso de España: además de la inversión es importante cómo ésta se gasta.

En cuanto a que este año no haya habido ninguna mujer premiada y que el número de mujeres en la historia de los Nobel siga siendo bajo, Heikensten declaró que "se busca un sistema donde se recompense a los mejores, pero sin discriminar a las mujeres".

En este sentido, relató que las distintas instituciones encargadas de dar los Nobel están estudiando esta situación.

En el caso de los premios científicos, en parte el problema podría estar en la propia estructura de la ciencia, en la que a diferencia de hoy hace 30 o 40 años no había demasiadas mujeres en los laboratorios, apuntó Heikensten, quien recordó que precisamente los Premios Nobel distinguen toda una trayectoria.

Hasta la Segunda Guerra Mundial entre los premiados había más europeos, después los galardonados estadounidenses aumentaron y ahora lo han hecho los de origen asiático, así como las mujeres, "aunque no tantas como nos gustaría ver", subrayó Heikensten.

Preguntado por si los premios de la Paz son elegidos para influir, en concreto a Barack Obama o a Juan Manuel Santos, el director de la Fundación dijo que, si bien sobre ellos en particular no iba a hablar, sí existe un objetivo general de influir.

Además, añadió: las decisiones más polémicas en muchas ocasiones son las mejores.