AFP

El papa Francisco celebró el miércoles una multitudinaria misa para los católicos en Birmania, a la que acudieron unas 150.000 personas. El sumo pontífice fue recibido luego por la máxima institución budista de Birmania y pidió superar el "prejuicio" y el "odio".