China Internacionales - 

Controvertida inauguración de suministro de agua de China a isla taiwanesa

China inauguró hoy el suministro de agua potable procedente de la provincia de Fujian (sureste) para la isla taiwanesa de Kinmen, ubicada a escasos kilómetros de la costa y habitada por unas 100.000 personas, en momentos de creciente tensión entre Taipei y Pekín.

Desde hoy, se transportará a la isla agua potable procedente del lago Longhu (el segundo más grande de esa provincia, ubicado en la ciudad de Jinjiang) a través de una tubería submarina de 28 kilómetros con capacidad para trasladar 34.000 metros cúbicos de agua cada día.

Esa cantidad -que discurre por una tubería sumergida en el Mar de China Oriental- podría aumentarse hasta los 55.000 metros cúbicos, según informó la agencia de noticias Xinhua.

La inauguración del suministro se ha producido en momentos de creciente tensión entre Taipei y Pekín y ha causado una fuerte controversia entre el gobierno local de Kinmen y el central de Taiwán.

Este último pidió el aplazamiento de la ceremonia, debido a las actuales tensiones con China, que ha logrado con sus presiones la cancelación de la celebración en Taiwán de los Juegos Asiáticos Juveniles de 2019.

El acto de inauguración se celebró simultáneamente en la provincia china de Fujian y en Kinmen, y contó, en la parte china, con la asistencia del máximo encargado de Taiwán, Liu Jieyi, jefe de la Oficina de Asuntos de la isla.

En la parte taiwanesa el acto no se consideró una ceremonia oficial ya que el mismo gobernador de Kinmen, Chen Fu-hai, lo calificó de "presentación de los logros de su gobierno local" y sólo contó con la asistencia de residentes de Kinmen y contribuyentes al acuerdo de suministro.

El proyecto de concesión hídrica se terminó de construir a principios de este año, en cumplimiento de un acuerdo sellado en 2015 entre China y Taiwán.

Kinmen tiene serios problemas de suministro de agua, que se han intensificado en los últimos años con el alza del turismo chino, y en 2015 firmó un acuerdo de suministro con China, por un período de 30 años, que cubrirá un 30 por ciento de sus necesidades.

El principal organismo taiwanés encargado de China, el Consejo de Asuntos de China Continental (CACC), había pedido a Kinmen que pospusiese la ceremonia por "el interés de la nación", ante los crecientes esfuerzos chinos "para suprimir el espacio internacional de Taiwán".

El gobierno central de Taiwán reiteró su apoyo al contrato y la compra de agua de China, a pesar de su petición de que se pospusiese la ceremonia de apertura del suministro "hasta un momento menos delicado".

Taiwán se encuentra a unos 160 kilómetros de China, pero Kinmen está ubicada a tan sólo unos kilómetros de la provincia china de Fujian.

En la década de 1950, esta isla y las que la rodean fueron bombardeadas durante las dos crisis del estrecho de Taiwán, en las que se enfrentaron militarmente la República Popular China y la República de China (Taiwán).

Kinmen y los islotes aledaños controlados por Taiwán están fuertemente fortificadas contra el bombardeo y la invasión, con barricadas en las playas, artillería emplazada en laderas, enormes túneles excavados para albergar a las tropas y muros de cemento.

FUENTE: EFE

En esta nota: