Manila Internacionales -  21 de septiembre 2018 - 08:55hs

Miles de filipinos salen a la calle con el lema "Nunca más la ley marcial"

Con el lema "Nunca más la ley marcial", miles de filipinos salieron hoy a la calle en Manila y otras ciudades del país para condenar la dictadura de Ferdinand Marcos, declarada hace 46 años, y decirle al actual presidente, Rodrigo Duterte, que no permitirán revivirla.

La manifestaciones organizadas en Manila comenzaron en varias universidades y luego marcharon hacia distintos puntos de encuentro, como el parque de Rizal, o Luneta, como lo conocen muchos manileños, un terreno de 60 hectáreas situado en el casco antiguo.

En la Universidad de Santo Tomás, miles de personas se congregaron en la entrada, muchas de ellas estudiantes, con pancartas que decían "Nunca más la ley marcial", "Duterte dictador" y "Duterte fascista", entre otras cosas.

Antes de partir hacia Luneta, un grupo de manifestantes quemó una imagen pintada de una cara resemblanza de Marcos y Duterte, según presenció Efe.

Los convocantes de las manifestaciones son varias organizaciones de la sociedad civil de todo tipo, pero sobretodo sociedades estudiantiles.

La alcaldía de Manila ha ordenado la suspensión de las clases en todos los niveles de enseñanza por razones seguridad y la Policía ha reforzado su presencia en la calle con más de 4.000 agentes.

Además de la capital, hay convocadas demostraciones en Baquio, Laoag, Quezon, Laguna, Cavite, Puerto Princesa, Mindoro, Naga, Legazpi, Iloilo, Bacolod, Cebú, Tracloban, Cagayan de Oro y Davao, entre otras.

Al menos 3.240 personas fueron asesinadas, 70.000 encarceladas y 34.000 torturadas durante los nueve años, entre 1972 y 1981, que duró la ley marcial que impuso Marcos, según datos de Amnistía Internacional.

Marcos y su esposa, Imelda, gobernaron Filipinas desde las elecciones presidenciales de 1965 hasta que una revuelta popular pacífica los expulsó al exilio en 1986.

El expresidente falleció en Hawai (Estados Unidos) en 1989 y su viuda e hijos regresaron al país en 1992 para afrontar más de 400 procesos judiciales, aunque ninguno les ha llevado a la cárcel.

Duterte, a quien acusan de querer imponer la ley marcial, facilitó que el cadáver de Marcos fuese enterrado en el Cementerio de los Héroes, en Manila, el 18 de noviembre de 2016.