AFP

Una tercera mujer entró en uno de los santuarios más sagrados del hinduismo, lo que podía avivar las tensiones tras dos días de manifestaciones de fieles tradicionalistas. Más de 1.300 personas han sido detenidas en enfrentamientos.