Imagen tomada de la señal institucional del Tribunal Supremo de la declaración del exvicepresidente de la Generalitat y principal acusado, Oriol Junqueras, durante la tercera jornada del juicio del "procés" en la Sala de Plenos del Tribunal Supremo. Oriol Junqueras ha señalado este jueves en el juicio del 'procés' que ama a España y que por ese motivo está convencido de que el mejor modo de garantizar la convivencia es con un reconocimiento entre iguales, es decir, con un Estado propio. Foto/EFE

EFE

El exvicepresidente regional de Cataluña Oriol Junqueras negó hoy que cometiera delito alguno en el proceso independentista inconstitucional de 2017, aseguró que es perseguido judicialmente por sus ideas políticas y dijo que se considera un "preso político".

El Tribunal Supremo español reanudó hoy en Madrid el juicio a doce líderes soberanistas catalanes con la declaración de Junqueras, el acusado principal, que cumple prisión preventiva, y se enfrenta a peticiones de penas de cárcel por delitos de rebelión, sedición y malversación.

Publicidad

Junqueras se opuso a contestar a las preguntas de las acusaciones (Fiscalía, Abogacía del Estado y el partido político Vox) y anunció que solo respondería a las preguntas de su defensa.

Argumentó que se siente "en indefensión", porque se le acusa por sus ideas y no por hechos, y recalcó que se "debe" a sus electores.

Publicidad

"Votar no es un delito porque no está en el Código Penal (español)", pero "impedirlo por la fuerza, sí lo es", dijo Junqueras sobre el referéndum catalán ilegal de "autodeterminación" del 1 de octubre de 2017, que las fuerzas de seguridad intentaron evitar por orden judicial.

Junqueras defendió que su partido (ERC, izquierda republicana) pretende la independencia por medios "exclusivamente pacíficos" desde hace décadas y "nunca, nunca" se ha planteado la violencia como medio para lograrla.

En cualquier caso, subrayó, "seguirá intentando" la "autodeterminación" de Cataluña como "principio democrático", sea cual sea el resultado del proceso judicial, que considera un "juicio político".

"Estamos a favor de la independencia de nuestro país (Cataluña) y el mejor modo de encarnar estos valores es a favor de una república catalana", añadió.

"Nada de lo que hemos hecho es un delito", reiteró. "Votar en referéndum no es delito y trabajar por la independencia de Cataluña no es delito".

El Gobierno regional catalán que presidía Carles Puigdemont (huido de la Justicia española), con Junqueras de vicepresidente, firmó la convocatoria del citado referéndum de "autodeterminación" justo después de que el Parlamento regional, de mayoría independentista, aprobase el 6 de septiembre una ley catalana de consultas que fue declarada anticonstitucional.

Publicidad

Publicidad