AFP

Una multitudinaria manifestación congregó este domingo en Praga a unas 250.000 personas, según los organizadores y medios de comunicación locales, para pedir la dimisión del primer ministro checo, Andrej Babis, sospechoso de fraude, en la mayor protesta en el país desde la caída del comunismo en 1989.

"Juzgando las fotos aéreas, parece que somos unos 250.000. Veremos cuánta gente va a llegar todavía", anunció al inicio de la manifestación Mikulas Minar, responsable de la oenegé Un Millón de Momentos para la Democracia, que organizó la enorme movilización.

Publicidad

Publicidad

Publicidad