AFP

Una enorme mantarraya se acercó a un grupo de buzos en Australia, pareciendo pedir ayuda: tenía varios anzuelos clavados debajo de un ojo y esperó paciente que los buzos se los quitaran.