AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió el lunes a todos los estadounidenses que condenen el supremacismo blanco después de que dos tiroteos dejaran 29 muertos, entre ellos siete mexicanos, y provocaron acusaciones de que la incendiaria retórica del mandatario es parte del problema.