Talibanes atacan la tercera capital provincial en una semana

AP

Los talibanes atacaron el viernes Farah, la tercera capital provincial afgana en una semana, y mataron a al menos dos civiles, según un funcionario. El enviado de Estados Unidos regresó a Qatar para conversaciones no previstas sobre el pacto entre Washington y los insurgentes que se había presentado como finalizado unos días antes.

Otras 15 personas resultaron heridas en la última ofensiva talibán, dijo el gobernador de la provincia de Farah, Mohammad Shoaib Sabet a The Associated Press, citando hospitales locales. Las autoridades afganas respondieron con ataques aéreos, agregó señalando que en la ciudad se libraban todavía pequeños combates.

Publicidad

El repunte de la violencia de esta semana, que incluyó dos potentes coches bomba talibanes en la capital, Kabul, se produjo luego de que el enviado de Washington, Zalmay Khalilzad, anunció un acuerdo “en principio” con la milicia que supondría el inicio de la retirada de las tropas estadounidenses a cambio de garantías antiterroristas de los insurgentes.

Khalilzad viajó inesperadamente de Kabul a Qatar, donde los talibanes tienen una oficina política, el jueves en la noche para mantener nuevas conversaciones, aunque a principios de semana afirmó que el pacto solo necesitaba la aprobación del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para ser definitivo.

Publicidad

Las objeciones planteadas por el gobierno afgano y por varios exembajadores de Estados Unidos en el país, y la muerte de un soldado estadounidense en un atentado en Kabul el jueves, aumentaron la presión sobre Khalilzad en los últimos días.

Los talibanes dijeron que el incremento de los ataques, incluyendo en las capitales de las provincias de Kunduz y Baghlan el pasado fin de semana, era necesario para adquirir una posición negociadora más fuerte ante Washington, una postura que indignó a afganos y otros ante las decenas de víctimas civiles.

Un residente en Farah, Shams Noorzai, señaló el viernes que los insurgentes habían tomado un centro de reclutamiento militar cerca de la principal sede policial de la ciudad y que le prendieron fuego. Todas las tiendas cerraron y algunos residentes intentaban huir, agregó. Esta fue al menos la tercera vez que el grupo radical atacó la ciudad, capital de la provincia homónima, en los cuatro últimos años.

El gobernador dijo más tarde que las fuerzas de seguridad recuperaron el control del centro de reclutamiento.

Los combates se reanudaron también en al menos una parte de la ciudad de Kunduz y en otros dos distritos periféricos el viernes, y algunos residentes trataron de escapar, explicó el jefe del consejo provincial, Mohammad Yousuf Ayubi.

Aunque trascendieron pocos detalles de las negociaciones, Khalilzad explicó que 5.000 soldados estadounidenses se retirarán de cinco bases en el país en un plazo de 135 días desde la firma del acuerdo. El destacamento de Washington en el país cuenta actualmente con entre 13.000 y 14.000 soldados.

Los talibanes, por su parte, quieren que los aproximadamente 20.000 soldados de EEUU y la OTAN abandonen el país de inmediato.

Estados Unidos quiere también que los talibanes garanticen que no permitirán que Afganistán se convierta en un refugio seguro para que grupos extremistas como Al Qaeda y la filial local de Estados Islámico puedan lanzar ataques globales.

Publicidad

Publicidad