AFP

La policía italiana no daba crédito a sus ojos; durante una inspección en una vivienda en Cerdeña encontró una puerta escondida en la pared de una ducha: detrás había una plantación de marihuana de 500 metros cuadrados.