Partido gobernante de Polonia declara triunfo electoral

AP

El conservador partido gobernante de Polonia, Ley y Justicia, obtuvo gran parte de los votos en las elecciones generales el domingo en una nación profundamente dividida y parecía, de acuerdo con una encuesta de salida, haber asegurado una mayoría cómoda en el Parlamento para gobernar por otros cuatro años.

La encuesta de salida, realizada por la firma de investigación Ipsos, proyectó que Ley y Justicia consiguió el 43,6% de los votos. Eso se traduciría a una mayoría de escaños, con 239 de los 460 de la cámara baja del Parlamento.

Publicidad

El grupo de convergencia centrista y a favor de la Unión Europea, Coalición Cívica, quedaría en segundo sitio con 27,4% de los votos, según la encuesta. El partido más grande en la coalición es Plataforma Cívica, que gobernó Polonia de 2007 a 2015.

Otros partidos que se prevé superen el umbral del 5% para ingresar al Parlamento son: una alianza de izquierda que se proyecta con un 11,9%; el conservador Partido Campesino Polaco con 9,6%, y una nueva alianza de ultraderecha llamada Confederación con 6,4%.

Publicidad

La encuesta de salida tenía un margen de error de dos puntos porcentuales y los resultados finales _que se esperan para el martes_ podrían cambiar, tal como ha sucedido en otros comicios.

“Por el momento se perfila como el triunfo más grande en la historia de unas elecciones parlamentarias” en Polonia, comentó Konrad Piasecki, un reconocido periodista del país. Pero también advirtió que incluso si los resultados son ligeramente distintos a la encuesta de salida, ello podría resultar en un cambio significativo en la distribución de escaños en el Parlamento.

Ley y Justicia ha gobernado Polonia desde 2015 y es popular por su conservadurismo y generoso gasto social. Durante la campaña, destacó sus programas sociales y prometió defender los valores tradicionales católicos romanos ante la avalancha de derechos a la comunidad gay y otras ideas liberales de países de occidente.

Ha sido acusado de debilitar el estado de derecho en la joven democracia con una reestructuración del sistema judicial que le ha dado más poder sobre los tribunales. Además, ha generado críticas por utilizar a los medios estatales como un centro de difusión de propaganda y por su retórica hostil hacia la comunidad LGBT.

Publicidad

Publicidad