AFP

Treinta y nueve cadáveres fueron hallados el miércoles dentro de un camión en Essex, al este de Londres, cuyo conductor fue detenido por asesinato, y aunque la policía no precisó si eran migrantes el drama despertó una ola de denuncias contra el tráfico de personas.