AFP

Un bombardeo de Estados Unidos mató el viernes al poderoso general Qasem Soleimani y a un dirigente proiraní en el aeropuerto internacional de Bagdad, exacerbando las tensiones regionales y suscitando llamados de "venganza" de Irán.