EFE

En manos de niños y adolescentes, las armas y los fusiles normalmente son de mentira y sirven para jugar. No así en la comunidad de Alcozacán, en el municipio de Chilapa de Álvarez del sureño estado mexicano de Guerrero, donde ahora los menores se han armado para proteger la comunidad.