Fachada de una tienda Victoria’s Secret en Chicago

AP - MICHELLE CHAPMAN y ANNE D'INNOCENZIO

Victoria's Secret, que definía la sensualidad con sus supermodelos de largas piernas que desfilaban en ropa interior con enormes alas de ángel, tiene un nuevo propietario.

Ahora la gran pregunta es si la otrora popular marca, sumida en dificultades actualmente, puede ser reinventada para una nueva generación de mujeres que exigen estilos más cómodos.

Publicidad

L Brands, dueño de la marca de lencería, informó el jueves que la firma privada de inversiones Sycamore Brands adquirirá 55% de Victoria's Secret por 525 millones de dólares. La empresa con sede en Columbus, Ohio, mantendrá el restante 45%.

Después de la venta, L Brands se quedará con su cadena Bath & Body Works y Victoria’s Secret se convertirá en una empresa privada.

Publicidad

Les Wexner, de 82 años, quien fundó la compañía en 1963, renunciará a su puesto de presidente y director general una vez concluida la transacción y será presidente emérito. Wexner tiene sus propios problemas, incluyendo cuestionamientos sobre sus vínculos con el difunto financista Jeffrey Epstein, acusado de tráfico sexual.

El precio de venta de Victoria’s Secret muestra un marcado declive para una marca con cientos de tiendas y ganancias por unos 7.000 millones de dólares el año pasado.

Las acciones de L Brands cayeron más de 7% en el día, aunque luego se recuperaron un poco para la tarde. Finalmente perdieron casi 4%, equivalente a 88 centavos, y cerraron en 23,42 dólares.

Las ventas en las tiendas físicas de Victoria's Secret están bajando debido a la creciente competencia y a un cambio en los gustos. Tuvo una caída de 12% en ventas en la temporada más reciente de fin de año.

“Creemos que la separación de Victoria’s Secret Lingerie, Victoria’s Secret Beauty y PINK en empresas independientes es el mejor camino para que recuperen sus niveles históricos de rentabilidad y crecimiento”, dijo Wexner en un comunicado. “Sycamore, con su profunda experiencia en el sector minorista y su trayectoria de grandes éxitos, aportará una nueva perspectiva y mayor enfoque al negocio”.

Sycamore enfrenta grandes retos para lograr la recuperación de la marca Victoria’s Secret, que no ha logrado mantenerse a la par de la competencia. Tampoco ha sabido responder a los nuevos gustos de las mujeres, que exigen ropa más cómoda y no quieren someterse a los dictados de la moda.

Publicidad

Publicidad