Taiwán Internacionales -  25 de febrero 2020 - 15:08hs

Coronavirus: Disputa deja a taiwaneses varados en China

Shelly Chen voló desde Taiwán a su ciudad natal en China el mes pasado para visitar a sus padres por el feriado del Año Lunar. Dos días después, su ciudad, en el corazón del brote de un nuevo virus, fue aislada para frenar la diseminación de la infección.

Al inicio, Chen no salió de la casa de sus padres en Huanggang porque no quería enfermarse y que se le prohibiese abordar un vuelo de regreso a Taiwán. Supuso que un vuelo organizado por el gobierno la evacuaría de la misma manera en que centenares de estadounidenses, europeos, japoneses y otros habían sido evacuados.

Un mes más tarde, ella sigue allí, con los vuelos a Taiwán varados en un forcejeo perenne entre China y la isla que Beijing reclama como parte de su territorio. Su salón de belleza en Taipéi ha perdido unos 3.000 dólares debido a su ausencia, dice, y le preocupa cómo van a estar sus hijas cuando regrese a la escuela esta semana sin nadie que pague por la matrícula ni las respalde.

“Mis hijas siguen preguntando cuándo regreso. No sé qué decirles y lo más importante que puede darle una madre a una hija es su compañía”, dijo Chen, una madre soltera de 40 años que sólo dio un nombre por temor a ser acosada en medios sociales. “Pienso que (los gobiernos) deberían ser menos políticos y más humanitarios”, dijo.

Unos 1.000 taiwaneses están trabados en el aislamiento de unas 60 millones de personas en la provincia de Hubei porque su gobierno no puede llegar a un acuerdo con China para vuelos fletados de regreso.

Taiwán le ha pedido a China que acelere los chequeos de salud y apruebe los nombres de pasajeros luego que el único vuelo fletado hasta ahora el 4 de febrero llevó a un pasajero que estaba infectado. “El obstáculo es China, no Taiwán”.

China ha dicho que Taiwán está “usando todo tipo de excusas para obstruir y demorar” los vuelos.

“Lo que hay es pura confrontación, no cooperación”, dijo Chao Chien-min, decano de ciencias sociales en la Universidad de Cultura China Taiwán. El gobierno de Taiwán “puede culpar a China, pero no puede resolver el problema”.

Chen Chi-chuan, un ingeniero eléctrico y contratista en Taiwán, ha estado varado con su esposa en una habitación de hotel desde hace cuatro semanas. No se les permite salir, a excepción de para recoger comidas dejadas en una silla junto a la puerta de su habitación por empleados del hotel que tocan y se van para evitar contactos que lleven a infecciones.

La pareja recibió órdenes de irse al hotel en Shiyan, una ciudad de Hubei declarada en aislamiento cuando la pareja concluía una visita a los padres de su esposa.

Pagan 165 yuanes (25 dólares) por noche, tres comidas incluidas, y lavan la ropa a mano en el baño de la habitación. “Miramos programas de televisión para escuchar algún sonido, de lo contrario es aburrido”, dijo Chen, de 51 años.

Taiwán enfrenta barreras singulares en el arreglo de vuelos fletados desde China, dice Alexander Huang, profesor de estudios estratégicos en la Universidad de Tamkang, en Taiwán. Las negociaciones han quedado en manos de dos organismos semi-gubernamentales, no de los gobiernos, recalca.

China pudiera acordar los vuelos si encuentra una forma de “enseñarle una lección a Taiwán”, dijo.

En esta nota: