AFP

En un silencio sobrecogedor el papa Francisco recorrió el Viernes Santo la plaza de San Pedro con motivo de la Pascua, la fiesta más importante para los católicos y protestantes, que se celebra a través de pantallas luego de ser prohibidas misas y procesiones ante la pandemia del nuevo coronavirus.