Puerto Rico Internacionales -  15 de abril 2020 - 15:17hs

Errores afectan la respuesta de Puerto Rico al coronavirus

Los datos revelan que Puerto Rico tiene muchos menos casos de COVID-19 que ciertos estados de Estados Unidos, lo cual hace pensar que las autoridades locales están conteniendo exitosamente la propagación, como afirman funcionarios de la isla, o que la gravedad real de epidemia podría ser más amplia de lo que se cree debido a una serie de errores.

El territorio se prepara para un pico que se anticipa llegará a principios de mayo, mientras las autoridades federales investigan un contrato de 38 millones de dólares para adquirir equipos para pruebas que según los expertos se necesitan con urgencia, pero que jamás llegaron. Mientras tanto, los funcionarios locales prefieren las discusiones por TV a las conferencias de prensa, algo que enfurece a muchos y provoca comparaciones con el mal manejo de la crisis por el huracán María.

"Básicamente estamos a ciegas", aseguró Mónica Feliú-Mójer, vocera de SciencePR, un grupo sin fines de lucro de científicos puertorriqueños que reclaman pruebas masivas de COVID-19 A la población.

Puerto Rico anunció sus primeros casos de coronavirus a mediados de marzo, uno de los cuales era un turista italiano anciano. Desde entonces se han reportado al menos 51 muertes, más de 970 casos confirmados y 1.400 por confirmar. Se han realizado pruebas a unas 9.200 personas en una isla de 3,2 millones de habitantes. Los expertos dicen que la cifra está muy por debajo de la de estados con poblaciones similares y que el gobierno local utiliza como comparación para afirmar que el coronavirus está controlado.

Por ejemplo, Utah, con 3,2 millones de habitantes, ha reportado 18 muertes y más de 2.300 casos confirmados, pero ha realizado pruebas a más de 45.700 personas.

La epidemióloga Fabiola Cruz dijo que Puerto Rico ha realizado 2.800 pruebas por cada millón de habitantes. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) recomiendan 6.000 pruebas por millón de habitantes para realizar proyecciones precisas. El promedio nacional de Estados Unidos es de 596 pruebas por cada 100.000 habitantes, según el Proyecto de Rastreo COVID. El de Puerto Rico es de 288 por cada 100.000.

Los expertos en salud y los economistas dicen que una de sus mayores preocupaciones es que las autoridades utilizan los escasos datos disponibles para calcular el pico de casos y aplicar una cuarentena de casi dos meses que ha paralizado una economía que ya lleva 13 años en recesión. Mientras tanto, la isla no termina de superar los estragos del huracán María y una serie de terremotos.