JOHANNESBURGO Internacionales -  24 de abril 2020 - 08:38hs

África, peligrosamente por detrás en carrera por suministros

Mientras África se prepara para un aumento en los casos de coronavirus, sus países están peligrosamente por detrás en la carrera global para adquirir material médico. Diez naciones no tienen ni un solo respirador.

Superados por naciones más ricas y sin recibir equipos de su principal donante, Estados Unidos, las autoridades buscan soluciones mientras el número de contagios confirmados supera los 25.000. Incluso en el mejor escenario posible, Naciones Unidos dice que este año se necesitarán 74 millones de pruebas y 30.000 respiradores para los 1.300 millones de habitantes del continente. Y hay pocos disponibles.

“Estamos compitiendo con el mundo desarrollado", señaló John Nkengasong, director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de África. “El futuro del continente dependerá de como se gestione este asunto".

De forma instintiva, los políticos tratan de proteger a su población y “sabemos que a veces sale lo peor del comportamiento humano”, apuntó Simon Missiri, director para África de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, pidiendo un enfoque equitativo para ayudar a las naciones en vías de desarrollo.

La crisis ha llevado a las naciones africanas a crear una plataforma conjunta de compras bajo el amparo de la Unión Africana (UA) para mejorar su poder de negociación. A los pocos días de su formación, la UA obtuvo más de 100.000 test de prueba de una firma alemana. La Organización Mundial de la Salud (OMS) está interviniendo contactando con fabricantes para lograr suministros.

África también se beneficia del mayor operativo humanitario de emergencia de Naciones Unidas en décadas, con envíos de material médico que incluyen cientos de respiradores que llegaron a Etiopía este mes para su distribución por todo el continente. Otro envío de la Fundación Jack Ma va en camino.

Pero África no se queda en las donaciones, dijo Nkengasong. En su lugar, pide una oportunidad justa en los mercados y se acercó a China “no para donaciones. Cuotas que África como continente pueda comprar”.

Estos esfuerzos responden a un aumento global del proteccionismo: Más de 70 países han restringido sus exportaciones de artículos sanitarios, lo que deja a África en una “posición peligrosa”, apunta la ONU. Las nuevas prohibiciones de viajar han cerrado fronteras y aeropuertos, alterando gravemente las cadenas de suministros.

Tales esfuerzos son una respuesta a una espesura mundial de proteccionismo: más de 70 países han restringido las exportaciones de artículos médicos, poniendo a África en una “posición peligrosa”, dice la ONU. Las nuevas prohibiciones de viaje han cerrado fronteras y aeropuertos, lo que desgarró gravemente las cadenas de suministro.

“Es como la gente que hace acopio de papel de baño, que es algo que sigo sin entender”, señaló Amer Daoudi, director de operaciones del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU, a The Associated Press. “Los países de Europa y Norteamérica están prestando atención a sus propias necesidades internas, pero creemos que éstas disminuirán muy pronto".

Mientras los principales donantes humanitarios internacionales están distraídos, el PMA, la agencia de la ONU líder en logística, impulsó una operación de emergencia para llegar a un número de países sin precedentes. Si normalmente está presente en unas 80 naciones, esta iniciativa implica a casi 120, agregó Daoudi.

El PMA busca 350 millones para mantener en marcha sus operaciones en África y en otros lugares, distribuyendo ayuda para la pandemia y para otras crisis como el VIH y el cólera, que necesitan que los medicamentos y las vacunas sigan fluyendo. África importa hasta el 94% de los productos farmacéuticos que consume, según la ONU.

Tras asegurar su acceso a equipos médicos, algunos países del continente han complicado el reparto del material frenando los envíos en sus puertos: 43 han cerrado sus fronteras.

Los países en vías desarrollo han adoptado distintos enfoques en esta pandemia. China es la principal fuente de ayuda en el sudeste asiático. En el sur de Asia, varios países se han comprometido con el Fondo de Emergencia del COVID-19 propuesto por India. Pequeñas naciones del Pacífico Sur se han juntado para conseguir equipos, y algunos países en Latinoamérica tratan de liberar los envíos varados en Estados Unidos o fabrican sus propios suministros.

En África, los sectores público y privado se han unido como nunca antes. “El comportamiento irresponsable de los países más ricos” no solucionará la pandemia, apuntó Amit Thakker, presidente de la Federación Africana de Atención Médica, criticando a “cualquier país que desvía suministros para beneficio de sus propios ciudadanos” a expensas de los países en desarrollo.

En esta nota: