AFP

La crisis del coronavirus ha sido dura para las compañías de cruceros, que han sufrido brotes a bordo y el cierre de los puertos. Ya pudieron enviar a casi todos los pasajeros a sus países, pero falta rescatar a decenas de miles de tripulantes que siguen atrapados en los barcos.