El ejército dijo que el soldado llegó a un acuerdo en el que se declaró culpable de los cargos de negligencia y peligro imprudente

AP

Un soldado israelí que disparó y mató a un pescador palestino cerca de la frontera de Gaza en 2018 recibió 45 días de servicio comunitario después de que una investigación del ejército concluyó que disparó sin autorización, dijo el jueves el ejército.

Nawaf al-Attar, un pescador de 23 años, murió por fuego israelí cerca de la frontera norte de la playa el 14 de noviembre de 2018, cuando el ejército dijo que ocurrió el tiroteo.

Publicidad

Sucedió unas horas después de que entró en vigor un cese del fuego entre Israel y los milicianos palestinos, después de una breve ronda de enfrentamientos. En esos días hubo protestas semanales cerca de la bahía que a menudo se tornaban violentas, pero no hubo manifestaciones ese día.

El ejército dijo que el soldado llegó a un acuerdo en el que se declaró culpable de los cargos de negligencia y peligro imprudente. Recibió una sentencia suspendida y fue degradado al rango de cabo.

Publicidad

Por otra parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Jordania realizó una visita no anunciada a Cisjordania el jueves para “transmitir un mensaje” al presidente palestino, mientras Israel planea anexar partes del territorio.

Tanto Jordania como los palestinos se oponen al plan israelí. La cancillería jordana dice que la visita de Ayman al-Safadi a Ramala “se realiza en el marco de una continua coordinación y consulta” entre ellos sobre el tema.

El miércoles, un alto funcionario emiratí advirtió que la anexión que planea Israel podría llevar a los estados árabes a pedir un solo estado binacional para israelíes y palestinos, en lugar de la solución de dos estados.

Respaldado por el gobierno de Donald Trump, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu prometió anexar los asentamientos judíos en Cisjordania y del estratégico Valle del Jordán. Tal movimiento unilateral acabaría con las esperanzas palestinas de establecer un estado independiente viable.

Israel arrebató Cisjordania a Jordania en la guerra de Oriente Medio de 1967 y ha construido docenas de asentamientos que ahora albergan a casi 500.000 israelíes. Los palestinos quieren dicho territorio como el corazón de su futuro estado. Muchos en la comunidad internacional consideran ilegales los asentamientos israelíes en Cisjordania.

Jordania, que es una de las dos naciones árabes que ha hecho las paces con Israel, se ha alarmado especialmente. Limita con Israel al este y es el hogar de una gran población palestina.

Esta semana, el rey Abdula II de Jordania expresó sus preocupaciones al liderazgo estadounidense, advirtiendo que cualquier medida unilateral israelí en Cisjordania sería inaceptable y “socavaría las perspectivas de lograr la paz y la estabilidad en la región”, según un comunicado oficial.

Publicidad

Publicidad